¿Por qué no se cae la Luna?

“Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya”

El Principito  Antoine de Saint-Exupéry

Sin título

He soñado con viajar al Espacio muchas veces, ver la Tierra desde lejos, sentir la ingravidez y ver las estrellas y los planetas más de cerca. El gran misterio del Universo me intriga y ocupa gran parte de mis pensamientos, sobre todo por la noche, cuando miro al cielo. ¿Cómo se creó todo esto? ¿Qué hay más allá de las estrellas que veo? ¿De verdad estoy en un planeta redondo colgando en medio de una gran masa oscura?

En nuestra vida cotidiana no nos planteamos constantemente estas preguntas porque seríamos muy desgraciados, ya que difícilmente les podremos dar respuesta.

Pero volvamos a lo importante, decía que me encantaría viajar al Espacio Exterior pero, por desgracia, y debido a las decisiones que he ido tomando en la vida… no creía que esto fuera a ser posible. Pues tengo que decir que me equivocaba. El domingo por la mañana, convencí a mi amiga Laura de acompañarme en mi aventura, y sin habernos preparado demasiado, allá que fuimos a iniciar nuestro viaje espacial.

Tuvimos varios percances, se nos salió una estrella de órbita y tuvimos que ir a buscarla en la nave espacial, pasando por nebulosas, agujeros negros y meteoritos, pero fue realmente gratificante.

Algunos ya sabréis de qué estoy hablando, otros pensaréis que el domingo abusé del frenadol, pero por instantes sentimos lo que un grupo de niñ@s de 2 y 3 años experimentaron durante 15 minutos.

Sigue leyendo

Anuncios

Vive la Fantasía en Microteatro

3c6e410c93cc2d68475b8d54c2461a8a¡Qué guay! ¡Mis papás me llevan hoy a Microteatro! El sábado es mi día preferido. El domingo también me gusta. El lunes ya no. Es un rollo. Pero hoy es sábado y voy a ver obras de microteatro sobre la Fantasía. Es que es el tema de este mes. Me encanta.

¡La Fantasía es fantástica! Uy, ya llegamos. Hay más papás y niños en la entrada. “Hola, yo también vengo a Microteatro Infantil”. Una mami aparta un carrito de bebé y me abre la puerta de acceso. ¡Qué calentito se está dentro! Y Leila está ya preparada tras su atril para vendernos las entradas. Como venimos todos los meses, me conoce bien. Sabe que me gusta mucho dibujar, por eso siempre me regala hojas de papel, para que pinte lo que quiera mientras esperamos a que empiece la función.

“¡Hola! Queremos 3 entradas. Una para mi papá, otra para mi mamá y otra para mí, claro”. Clin, clin, clin. La campanilla suena avisando de que debemos colocarnos frente a la escalera. Ahí abajo, en el sótano, nos esperan las 4 fantásticas microobras. ¡Qué emoción! Por eso, me pongo el primero en la fila. Y Leila me hace un gesto para que baje yo solito, abriendo camino. Un escalón, otro y otro. Despacito, que no llego a sujetarme en la barandilla.

Sigue leyendo

Al calorcito del Teatro

herbstPues sí, ya llega el frío. El otoño asoma el flequillo por la puerta. Con cierta desgana aún, perezoso, empieza a hacer sus deberes, tiñendo colores, encapotando el cielo, despeinando a los árboles… y a las señoras señoreadas, y a los caballeros con peluquín, ¿y a los niños? A los niños no hay viento ni lluvia que les detenga. Y los papás se estresan: “¿Qué hacemos?”, “¿A dónde les llevamos este fin de semana?”. ¡Pues al Teatro! No hay calorcito más ACOGEDOR –y divertido– que el del teatro en estos ocres días de otoño. Mucho más si es Microteatro, en el que todo está más “arrejuntaíto”.

Microteatro es un planazo para combatir en familia el fresquibiris de la incipiente nueva estación. Es confortable, entretenido y BARATO. ¡La entrada cuesta tan sólo 3 euros! Y justo este mes celebra su IV Aniversario con la temática de “Por dinero”, también para los más peques.

c0aa957dd62230d02e6e01dc521fb33bY digo yo, ¿cómo se debe abordar esta temática en las obras infantiles? No es fácil. El concepto del “dinero” trae consigo otros, implícitos –y feos, muy feos– como la ambición, el materialismo y el egoísmo. O peor aún, el paro, los desahucios y la pobreza con los que conviven muchos pequeños a día de hoy, ya sea porque los padecen en sus propias casas o porque los sufren compañeros del cole o amigos del barrio. Los niños son muy listos y conocen la realidad que les ha tocado vivir, así que en un espectáculo infantil no deberíamos abordar este tema con actitudes ñoñas o utópicas.

Podemos aprender de los cuentos tradicionales que tratan esta temática como macguffin (excusa) para emprender el viaje del héroe o antihéroe, del protagonista o del antagonista: El cuento de la lechera, El traje nuevo del emperador, La ratita presumida… Sus moralejas advierten a los peques de “los peligros” del dinero. ¡Pero también los hay que ensalzan sus virtudes! El poder de ayudar a los demás, compartir, practicar la solidaridad, como en el cuento de El ratoncito Pérez…

En conclusión, pienso que lo más honesto es conseguir que los niños reflexionen por sí solos sobre “el dinero”, explicándoles que la felicidad no depende de él, pero que es una herramienta muy importante, que no imprescindible, en nuestra sociedad y que hay que usarlo de forma honrada y responsable.

Dicho esto, ¿cómo han abordado esta temática las cuatro salas de Microteatro de este mes? Merece la pena llevar a los peques y descubrirlo juntos. Os doy algunas pistas…

Sigue leyendo

Los niños… ¡Y el humor!

¡Que levante la mano quien sepa el componente más importante en un espectáculo infantil! ¿La fantasía? Por supuesto, pero no. ¿La sorpresa? También, pero tampoco. ¿La pedagogía? Que sí, pero que no me refiero a ninguno de estos básicos. Para mí, y llevo escritos innumerables textos infantiles para teatro y televisión, el elemento más importante, el imprescindible e ineludible, es el HUMOR.

f59573223c24d6de795f811b05b1c28b (1)

¿Hay algo mejor que la sonrisa de un niño? Sí, su RISA. ¡Y no es tan fácil conseguirla! Cualquier guionista sabe lo complicado que es escribir para hacer reír. Es mucho más difícil arrancar una carcajada que una lágrima. Y ni te cuento en los espectáculos para niños, que se echan a llorar de forma inesperada por miedo, vergüenza o rabieta, incluso antes de empezar la función. Y contagia al resto de niños. Y de repente, lo que pretendía ser una obra de teatro, se convierte en un improvisado concierto de pequeños tenores y sopranos, que ya quisieran el Carreras y la Caballé. Hasta que de repente, uno de los actores hace una payasada… y los niños se callan… y por primera vez le observan con curiosidad, pensando quizá “¿de qué va éste? ¿qué me quiere contar? ¡Ah, que es una historia de aventuras! ¡Un cuento!”. Y problema resuelto: los niños se enganchan a la obra y aprenden una bonita moraleja final.

El HUMOR es una potentísima herramienta para asegurar la atención y disfrute de los micro-espectadores de las salas de teatro, del circo, del cine y la televisión… Desde Bob Esponja al mítico Correcaminos. Todos contienen altas dosis de humor.

Sigue leyendo

De “Mamá me da miedo” a “Mamá, quiero ver otra”

Dragon Caballero y Escudero 3El formato de microteatro es algo que muchos ya hemos experimentado; una propuesta que, si bien ya conocíamos desde los entremeses de finales del siglo XVI, en los últimos años se ha modernizado y adaptado a una sociedad con prisa, con ansia de experimentación y, ¿cómo no?, en crisis. Pero no solo nos referimos a la forma breve, jocosa en su mayor parte, cercana… Nos centramos en el espacio, en la sala, en el “microescenario”. En Microteatro por dinero, las salas de menos de 15 metros cuadrados, encierran un sinfín de historias en diferentes horarios. Y ¿dirigido a qué público? A cualquiera con ganas de pasar quince minutos envuelto en una escena tan vívida como la vida misma.

Pero ¿qué pasa con los pequeños de la casa? Ellos también tienen un hueco especial en Microteatro por dinero. Los sábados y domingos por la mañana (y algún que otro festivo), la sala deja a un lado las copas, los Gyn Tonic, y los cócteles para llenarse de cola caos, de potitos y de risas y carreras por sus pasillos.

El mismo espacio, la misma dinámica pero una experiencia completamente diferente. La primera vez que un niño acude a Microteatro puede vivirlo de mil maneras aunque muchos de ellos nos sorprenden con la misma reacción:

Los peques bajan las escaleras con ilusión, esperan a que les expliquen qué van a encontrar tras la puerta negra, y muy a menudo, comentan algo que hace que todos los adultos que les acompañan se rían de la genialidad y que los papás del susodicho levanten la cabeza orgullosos por el desparpajo de su hijo. Sigue leyendo