Vive la Fantasía en Microteatro

3c6e410c93cc2d68475b8d54c2461a8a¡Qué guay! ¡Mis papás me llevan hoy a Microteatro! El sábado es mi día preferido. El domingo también me gusta. El lunes ya no. Es un rollo. Pero hoy es sábado y voy a ver obras de microteatro sobre la Fantasía. Es que es el tema de este mes. Me encanta.

¡La Fantasía es fantástica! Uy, ya llegamos. Hay más papás y niños en la entrada. “Hola, yo también vengo a Microteatro Infantil”. Una mami aparta un carrito de bebé y me abre la puerta de acceso. ¡Qué calentito se está dentro! Y Leila está ya preparada tras su atril para vendernos las entradas. Como venimos todos los meses, me conoce bien. Sabe que me gusta mucho dibujar, por eso siempre me regala hojas de papel, para que pinte lo que quiera mientras esperamos a que empiece la función.

“¡Hola! Queremos 3 entradas. Una para mi papá, otra para mi mamá y otra para mí, claro”. Clin, clin, clin. La campanilla suena avisando de que debemos colocarnos frente a la escalera. Ahí abajo, en el sótano, nos esperan las 4 fantásticas microobras. ¡Qué emoción! Por eso, me pongo el primero en la fila. Y Leila me hace un gesto para que baje yo solito, abriendo camino. Un escalón, otro y otro. Despacito, que no llego a sujetarme en la barandilla.

Sigue leyendo

Anuncios

Los niños… ¡Y el humor!

¡Que levante la mano quien sepa el componente más importante en un espectáculo infantil! ¿La fantasía? Por supuesto, pero no. ¿La sorpresa? También, pero tampoco. ¿La pedagogía? Que sí, pero que no me refiero a ninguno de estos básicos. Para mí, y llevo escritos innumerables textos infantiles para teatro y televisión, el elemento más importante, el imprescindible e ineludible, es el HUMOR.

f59573223c24d6de795f811b05b1c28b (1)

¿Hay algo mejor que la sonrisa de un niño? Sí, su RISA. ¡Y no es tan fácil conseguirla! Cualquier guionista sabe lo complicado que es escribir para hacer reír. Es mucho más difícil arrancar una carcajada que una lágrima. Y ni te cuento en los espectáculos para niños, que se echan a llorar de forma inesperada por miedo, vergüenza o rabieta, incluso antes de empezar la función. Y contagia al resto de niños. Y de repente, lo que pretendía ser una obra de teatro, se convierte en un improvisado concierto de pequeños tenores y sopranos, que ya quisieran el Carreras y la Caballé. Hasta que de repente, uno de los actores hace una payasada… y los niños se callan… y por primera vez le observan con curiosidad, pensando quizá “¿de qué va éste? ¿qué me quiere contar? ¡Ah, que es una historia de aventuras! ¡Un cuento!”. Y problema resuelto: los niños se enganchan a la obra y aprenden una bonita moraleja final.

El HUMOR es una potentísima herramienta para asegurar la atención y disfrute de los micro-espectadores de las salas de teatro, del circo, del cine y la televisión… Desde Bob Esponja al mítico Correcaminos. Todos contienen altas dosis de humor.

Sigue leyendo