Microamargados

amargado

  • Oye, AnadelArco, ¿De qué vas a escribir este mes?
  • Pues mira, había pensado en hablar sobre los pequeños amargamientos del día a día del ser humano en general y del actor en particular. E intentar dar unos briconsejos de cómo sobreponerte a ellos.
  • Ah…vaya…qué…diver no?
  • Me quieres dejar hablar? Si aún no he empezado, joder!
  • Vale vale, que carácter. Venga, empieza.
  • Gracias, reina.

No hace falta decir que la vida es jodida. Que hay buenos y malos momentos. Rachas mejores y rachas peores. Pero no os voy a hablar de generalidades. Me gustaría focalizar en las pequeñas putadas de la existencia. Esas mierdecitas que te joden un día. O varios. Según lo sensible/susceptible que sea uno. Una de ellas podría ser cuando abres el grifo y el chorro cae en la cucharilla. Y te bañas entera. Otra cuando llegas al metro y está llegando, pero tu abono transporte o metrobús ha decidido jugar al escondite. Bueno, no es para tanto. Sólo tendrás que esperar, si tienes suerte, DIEZ MINUTAZOS al siguiente. O confundir el desmaquillante de ojos con la acetona de las uñas. Ah, que eso no os ha pasado? Este..er…a mí tampoco, a mí tampoco…es un suponer!

Sigue leyendo

Anuncios

¿Por qué no se cae la Luna?

“Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya”

El Principito  Antoine de Saint-Exupéry

Sin título

He soñado con viajar al Espacio muchas veces, ver la Tierra desde lejos, sentir la ingravidez y ver las estrellas y los planetas más de cerca. El gran misterio del Universo me intriga y ocupa gran parte de mis pensamientos, sobre todo por la noche, cuando miro al cielo. ¿Cómo se creó todo esto? ¿Qué hay más allá de las estrellas que veo? ¿De verdad estoy en un planeta redondo colgando en medio de una gran masa oscura?

En nuestra vida cotidiana no nos planteamos constantemente estas preguntas porque seríamos muy desgraciados, ya que difícilmente les podremos dar respuesta.

Pero volvamos a lo importante, decía que me encantaría viajar al Espacio Exterior pero, por desgracia, y debido a las decisiones que he ido tomando en la vida… no creía que esto fuera a ser posible. Pues tengo que decir que me equivocaba. El domingo por la mañana, convencí a mi amiga Laura de acompañarme en mi aventura, y sin habernos preparado demasiado, allá que fuimos a iniciar nuestro viaje espacial.

Tuvimos varios percances, se nos salió una estrella de órbita y tuvimos que ir a buscarla en la nave espacial, pasando por nebulosas, agujeros negros y meteoritos, pero fue realmente gratificante.

Algunos ya sabréis de qué estoy hablando, otros pensaréis que el domingo abusé del frenadol, pero por instantes sentimos lo que un grupo de niñ@s de 2 y 3 años experimentaron durante 15 minutos.

Sigue leyendo

Microrecetas de ayer y hoy

Hoy os voy a preparar un guiso (en varios sentidos) para la entrada del blog.

Hace mucho que no como en casa y no es de recibo haberme traído tanto “verde” de la casa de mi madre para que luego se pudra. Así que hoy vamos a hacer un pisto olvereño.

No os asustéis por el nombre porque es muy sencillo de hacer. Es como una ensalada con mucha verdura pero con todo cocido. Es un plato apto para vegetarianos, veganos y celíacos. Para ello necesitaremos:

  • Un recipiente con agua según los comensales que seáis o lo mucho que jaméis como los gochos que sois.
  • Verduras de la huerta olvereña. Olvera sólo se encuentra a 700km de Madrid capital.
  • Sésamo. Esta muy de moda. No sabe a nada y le da rollo macrobiótico a cualquier mierda que os salga.
  • Aceite, sal, tres dientes de ajo y una cebolla grande. Esto último también debería ser de Olvera para que os sepa igual que el mío aunque es bastante improbable que alcancéis mi grado de maestría.

Hay que seguir mis pasos al pié de la letra, si no jamás funcionará. Durante el proceso os hablaré un poco de la vida, alma perdidas, ya que este pisto se tarda en hacer unos veinte minutos pero hay que dejar cocer otros veinte o así, no me acuerdo. Os aconsejo poneros musicote a elegir según el mal gusto de cada uno (si tenéis alguna pulsión por Bom Bom CHIP no es cosa mía). Empezamos:

Sigue leyendo