Los niños… ¡Y el humor!

¡Que levante la mano quien sepa el componente más importante en un espectáculo infantil! ¿La fantasía? Por supuesto, pero no. ¿La sorpresa? También, pero tampoco. ¿La pedagogía? Que sí, pero que no me refiero a ninguno de estos básicos. Para mí, y llevo escritos innumerables textos infantiles para teatro y televisión, el elemento más importante, el imprescindible e ineludible, es el HUMOR.

f59573223c24d6de795f811b05b1c28b (1)

¿Hay algo mejor que la sonrisa de un niño? Sí, su RISA. ¡Y no es tan fácil conseguirla! Cualquier guionista sabe lo complicado que es escribir para hacer reír. Es mucho más difícil arrancar una carcajada que una lágrima. Y ni te cuento en los espectáculos para niños, que se echan a llorar de forma inesperada por miedo, vergüenza o rabieta, incluso antes de empezar la función. Y contagia al resto de niños. Y de repente, lo que pretendía ser una obra de teatro, se convierte en un improvisado concierto de pequeños tenores y sopranos, que ya quisieran el Carreras y la Caballé. Hasta que de repente, uno de los actores hace una payasada… y los niños se callan… y por primera vez le observan con curiosidad, pensando quizá “¿de qué va éste? ¿qué me quiere contar? ¡Ah, que es una historia de aventuras! ¡Un cuento!”. Y problema resuelto: los niños se enganchan a la obra y aprenden una bonita moraleja final.

El HUMOR es una potentísima herramienta para asegurar la atención y disfrute de los micro-espectadores de las salas de teatro, del circo, del cine y la televisión… Desde Bob Esponja al mítico Correcaminos. Todos contienen altas dosis de humor.

Ya sea el protagonista o un aditivo servido a sorbitos, el HUMOR nunca debe faltar, porque además tiene el poder de encandilar a los papás. Y ya se sabe que la familia que se ríe unida… pues goza una barbaridad.

64cd6e4fd9682b7bab1e044f400fe67bEs tan gratificante hacer reír a la gente… ¡Y a los niños! ¡Con lo contagiosa que es su risa! Pero cuidado, también son el público más exigente. Los adultos tenemos un componente muy ladino: la condescendencia. Bien porque el autor es nuestro primo hermano, nuestro amigo del alma, bien porque los actores son compañeros de profesión, a veces las risas que se oyen en el auditorio son forzadas y los aplausos finales, benevolentes. Pero los niños… Los niños no saben lo que significa la palabra condescendencia (ni siquiera saben pronunciarla). Los niños gritan abiertamente “Me aburro” si se aburren. Así que con los peques… ¡respect!

Mi hermano Javi y yo tenemos esta regla muy presente cada vez que escribimos un texto infantil. Igual que cuando escribimos comedias para adultos, nos curramos mucho los chistes. Y los revisamos pase tras pase para comprobar si funcionan y el efecto que tienen tanto en los niños como en los papás, que a veces los mayores se divierten más que los peques, contra todo pronóstico. Yo, por ejemplo, me lo paso pipa viendo obras infantiles, porque enseguida me zambullo en la magia de las historias. Y canto si hay que cantar. Y bailo si hay que bailar. Y me río, por supuesto que me río. La última vez, sin ir más lejos, en nuestra casa, MICROTEATRO POR DINERO, y las cuatro microobras que tienen en cartel este mes de septiembre “Por pasión”. Empiezo la cuenta atrás:

Viaje a un mundo infinito OKEn la Sala 4 viajé a un mundo infinito, ideado por Noelia Sidrach, en el que dos amigas pizpiretas vivían una intrépida excursión en plena naturaleza, bailando, cantando, recorriendo angostos caminos, descubriendo animales y plantas… Con humor, por supuesto. Y sorpresas. Y acción. Todos estuvimos muy pendientes de la aventura, que por cierto, se desarrolló en una escenografía muy chula. (Viaje a un mundo infinito)

NIMBO,EL MAGO DE LAS NUBES OKEn la Sala 3 toqué las nubes con Nimbo, un mago capaz de crear lluvia y viento. Es Teatro para bebés, escrito por  Laura Jacobis, Sergio Serrato y Pedro Vassallo. Dulce y delicado, musical, multisensorial. Una fantástica experiencia para los súper peques… que también tuvo su dosis de humor y una preciosa moraleja final. (Nimbo, el mago de las nubes)

DE EMOCIONES, PRINCESAS Y ESTORNUDOSEn la Sala 2 jugué a las princesas traviesas con dos acatarradas y un rey rana. ¡Ahí es ná! Y es que esta loca aventura de Audrey Monroe te hace reír sin parar de principio a fin. También cantamos. Y bailamos. Y aprendí un “Cumpleaños feliz” muy especial. (De emociones, princesas y estornudos)

CARTEL, ELI Y MAPA MAGICO¿Y en la Sala 1? En la Sala 1 desvelé un mapa mágico urdido por Laura Platas. Y encontré un tesoro maravilloso con ayuda de dos amigas muy golosas y entrañables, bien compenetradas, que compartieron chuches y risas con todos nosotros. (Eli, Lía y el mapa mágico)

Estas cuatro microobras estarán en cartel hasta el 28 de septiembre, así que si os apetece reír en familia, llevad a los nenes a disfrutar de este teatro y comprobad in situ la eficacia del ingrediente imprescindible del que os he hablado en mi primer post (no podía comenzar de otro modo) ¡EL HUMOR!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s