Déjate entretener

3baf6115ce86911e3c6a3550b5a09e5b

Cómo escribir un post de despedida… Cómo decir hasta luego sin llegar a un definitivo adiós… cómo expresar con palabras lo que mi corazoncito siente… cómo dejar de escribir con puntos suspensivos…

¡Ay, mis queridos amigos invisibles!  (como el GRAN Asier Etxeandía os llama) se lo robo, porque me gusta pensar que aquellos que ponéis vuestros ojos sobre mis palabras sois amigos.

Amigos con los que compartir anécdotas teatreras, sentimientos entre cajas, risas de bar aftershow Amigos con los que me he permitido el lujo de sincerarme y de ser como soy, con personaje en ciernes incluido.

Amigos míos, no penséis que esto es un final, que no lo es. Tal vez no me encontréis más entre las líneas del Microblog (como me gusta llamarlo en la intimidad), pero seguiré estando aquí. Por las calles de Madrid, descubriendo nuevos amigos que también se disfrazan de personaje, amigos que ayudan a otros amigos llevándoles en la buena dirección… amigos que se preocupan porque todo esté perfecto y todo el mundo se sienta como en casa, amigos que nos cuidan y no permiten que nos quedemos sin entrada, amigos a los que admirar en secreto…

Sigue leyendo

Anuncios

Sueños alcanzables: todos los son

c140a5da9cc15a586b8e2fbf4dea2367Después de tres meses y para despedirme del blog de Microteatro, quiero recordarme a mí misma y a los que me leáis, lo mucho que el teatro aporta a nuestras vidas.

Aunque desde muy pequeñaja ya soñaba con ser escritora, al ir pasando los años, se convirtió en uno de esos sueños que se dejan aparcados en nuestra conciencia; uno de esos sueños que solo recordamos en conversaciones mundanas con amigos; conversaciones que versan sobre profesiones frustradas o estudios inacabados. Yo estaba en esa situación, sin ninguna obra publicada, sin ninguna obra de teatro estrenada, sin ningún lector asiduo, sin más aspiraciones que la de llegar a releer algún día todos aquellos garabatos y sentir algo.

Obras inacabadas, ideas sueltas, anotaciones, frases “para no olvidar”, personajes a medio construir: con un montón de conflictos y sin ninguna posibilidad de salir victoriosos. Mis cajones estaban repletos de papeles tachados, mezcla de colores de tinta, proyectos largos, proyectos cortos… Y juntos contaban una vida, un montón de intentos fallidos, un sueño abandonado, oculto por el miedo a no conseguirlo.

Sigue leyendo

Microteatro llega a Lima

 

NUEVO-07Con los años Microteatro se ha ido expandiendo por los diferentes países del mundo, Costa Rica, España, México etc.

Microteatro nace como un nuevo concepto de formato de vanguardia teatral y llega a Lima durante el mes de agosto.

Obras de 15 minutos para 15 personas en espacios de 15 metros cuadrados y que serepresentan en sesión continua dentro de 5 espacios distintos de una casa. En
una sola noche puedes elegir ver hasta 5 obras distintas.Dando lugar a 25 representaciones cada noche, mientras que puedes tomarte algo en el divertido jardín Bar.

De esta forma el espectador puede elegir tanto el tiempo que quiere pasar en el
teatro, según el número de obras que quiera ver, así como el precio que quiere
pagar, ya que cada visita a una sala se paga de forma individual, un precio no superior a los 13 soles. 10 si eres estudiante o jubilado.

Sigue leyendo

Ni una foto sin pared

Movimiento contra las casas sin fotos

 

Puedes tener la casa llena de álbumes de fotografías apilados unos encima de otros o de cajas con negativos y fotografías sin clasificar que acumulan polvo y ganas de salir, mientras esperan a que alguien tenga tiempo o memoria para abrir las páginas o quitar la tapa.

(Hablo de papel cuando podría decir Gigas o Teras).

Quién tiene tiempo, quién tiene ganas.

Alegría es entrar en una casa y no ver un póster de Ikea (el mismo que tienen 5 amigos más y más de 100.000 personas en todo el país); en su lugar encontrar una fotografía -la que sea, las que sean- colgando de la pared, con marco o sin él.

Doy por iniciado el MCCSF (Movimiento Contra las Casas Sin Fotos). He dicho.

Sigue leyendo

Hablemos de productos

A menudo somos jueces de todo aquel que no participe de nuestro exquisito gusto. Bueno, no voy a generalizar…. A menudo soy juez. Suelo ser severa e implacable. Si no me gusta es una mierda, si me gusta es una maravilla. Pero, ¿quién soy yo para decidir qué es bueno y qué no lo es? Claro que estoy hablando sobre cine, teatro, libros, pintura… sobre todo tipo de expresión artística. Aunque, si lo pienso bien podría estar hablando de cualquier otra cosa, ¿no? Quiero decir… para gustos, colores. Que sabio es el refranero Español.

Y es que últimamente me encuentro inmersa en muchas conversaciones en las que parece que siempre hay un tufillo a… lo “comercial”, y sí, lo pongo entre comillas, es un mal producto y lo “alternativo”, y sí, lo pongo entre comillas, es un buen producto. Y así estamos… hablando, en resumidas cuentas de productos. Y sé que sólo con esta palabra podríamos empezar un nuevo debate, así que dejarme deciros que simplemente es la palabra elegida por una servidora para poder argumentar mi teoría. Así que no, no la estoy utilizando como algo despectivo ni conectado al término Cultura de ninguna manera.

Simplemente, me da la sensación de que muchas veces cuando tenemos una conversación post-obra (audiovisual, teatral, pictórica…) parece que hablamos de comida, por ejemplo.

– ¿Te ha gustado la carne?

– No, me ha parecido que estaba cruda y bastante asquerosa. ¡Vamos!, una mierda…

A mí me gusta el chocolate blanco, me encanta. La Nocilla, la blanca. El Lindt, el blanco. Las chocobolas, las blancas… ¿A ti? Probablemente te gusten las de chocolate con leche… Pues a mí no. ¿Hace esto que el chocolate blanco sea una mierda, o que lo sea el chocolate con leche? Pues no. Simplemente tenemos gustos diferentes. Ya está. 

Sigue leyendo