El público de Microteatro (I)

Imagen

El público de Microteatro (I)

El primer gran enigma que me planteó Microteatro fue el de identificar, clasificar y analizar a su público.

       Y  resolverlo fue más difícil de lo que imaginaba.

A ver, si uno intenta por ejemplo establecer la taxonomía del público de El Rey León, pues con acudir a una de esas sesiones de lleno absoluto del Lope de Vega y con pasearse por la platea y anfiteatro, ya está listo. En quince minutos se ha visto las 1350 caras del aforo completo. Se lo taxonomiza uno en un pispás.

Pero en Micro es más difícil. En un montaje de Microteatro por Dinero acabamos teniendo más o menos la misma cantidad de espectadores que en una función petada de El Rey León, entre 1200 y 1500. Pero, claro , en grupitos de quince ¿Y eso cómo lo estudia uno? Pues con mucho trabajo de campo…  Yo aprendí mucho de los métodos de la zoología.  No queda otra que convivir con los distintos grupos: los que están aislados en los refugios de las salas o los que socializan en la selva del bar.

A mí la clave me la dio el método de observación que usa Sigourney Weaver en Gorilas en la Niebla Al principio me pasaba lo mismo que a ella: me quedaba fascinado con los gorilas. Los espectadores de Microteatro al principio fascinan, parecen estar como muy buenorros y eso enturbia un poco la objetividad de la observación. Los ves ahí, todo peludos (la barba es habitual), exhibiendo cacha,  y te tienes que alertar porque el taxonomista que hay en ti se te vuelve un poco como Alfredo Landa en Torremolinos y la cosa objetiva se pierde. Hasta que te das cuenta de que esa parte de público que te deslumbra está compuesto en su mayoría de actores y se te pasa el alfredolandismo. No somos de la misma especie. Los actores te miran como si fueran magos, pensando que no eres como ellos, que eres muggle, y tú miras a los actores como si fueras la zoóloga de Gorilas en la Niebla, pensando que no son como tú, que son muy bonitos de mirar pero que son simples primates sin capacidad de abstracción ni visión de conjunto. Sigue leyendo

Anuncios

Conoce Burkina Faso de la mano de Joaquín Ponce

Autosave-File vom d-lab2/3 der AgfaPhoto GmbH Fue mi primer viaje al África Negra, acompañaba a Anastasia Nzé, una activista que luchaba por los derechos de la mujer africana desde su organización Afromujer. En ese tiempo estaba muy centrada en sensibilizar a la población local, con el fin de eliminar la ablación, ya que la mutilación genital femenina es una práctica muy extendida en algunos países africanos. Su reto consistía en mantener los ritos ceremoniales, importantes en la cultura local, evitando que se dañara a las niñas. Para ello, Anita organizaba encuentros en los que las mujeres hacían entrega del instrumental que utilizaban en estas ceremonias.

En ese viaje a Burkina Faso también nos acompañaban Javier Ballesteros y su hijo que viajaban  a África con el fin de crear una Casa de la Música Africana, que pretendían situar en la región Este de Burkina Faso conocida como El Gulmu.

Siempre recordaré mi experiencia como único francoparlante manteniendo una conversación con el Rey de Fada. Nuestro objetivo consistía en lograr que nos cediera un terreno en dicha localidad para la construcción de la Casa de la Música, lugar en el que poder recuperar la tradición de tocar algunos instrumentos musicales, algunos de ellos actualmente olvidados.

Yo permanecía arrodillado ante él, quien estaba sentado en un trono de madera,  a su lado, su esposa en un sillón más humilde, y ambos rodeados de frutas y animales muertos, ofrendas de diferentes habitantes de la región.

Alguien me había avisado de la conveniencia de enseñar las palmas de mis manos, recuerdo cómo con una mirada franca y amable el Rey me preguntó ¿y cómo habéis aprendido vosotros a tocar estos instrumentos musicales?. Recuerdo como me volví con las manos abiertas cual imagen de estampa de Jesús, para no tapar las palmas, preguntando a Javier (gran coleccionista de instrumentos musicales africanos) ‘que dice que ¿por qué sabéis tocarlos??’ Sigue leyendo

De “Mamá me da miedo” a “Mamá, quiero ver otra”

Dragon Caballero y Escudero 3El formato de microteatro es algo que muchos ya hemos experimentado; una propuesta que, si bien ya conocíamos desde los entremeses de finales del siglo XVI, en los últimos años se ha modernizado y adaptado a una sociedad con prisa, con ansia de experimentación y, ¿cómo no?, en crisis. Pero no solo nos referimos a la forma breve, jocosa en su mayor parte, cercana… Nos centramos en el espacio, en la sala, en el “microescenario”. En Microteatro por dinero, las salas de menos de 15 metros cuadrados, encierran un sinfín de historias en diferentes horarios. Y ¿dirigido a qué público? A cualquiera con ganas de pasar quince minutos envuelto en una escena tan vívida como la vida misma.

Pero ¿qué pasa con los pequeños de la casa? Ellos también tienen un hueco especial en Microteatro por dinero. Los sábados y domingos por la mañana (y algún que otro festivo), la sala deja a un lado las copas, los Gyn Tonic, y los cócteles para llenarse de cola caos, de potitos y de risas y carreras por sus pasillos.

El mismo espacio, la misma dinámica pero una experiencia completamente diferente. La primera vez que un niño acude a Microteatro puede vivirlo de mil maneras aunque muchos de ellos nos sorprenden con la misma reacción:

Los peques bajan las escaleras con ilusión, esperan a que les expliquen qué van a encontrar tras la puerta negra, y muy a menudo, comentan algo que hace que todos los adultos que les acompañan se rían de la genialidad y que los papás del susodicho levanten la cabeza orgullosos por el desparpajo de su hijo. Sigue leyendo

Joaquín Ponce y sus “Latidos de la Tierra”

Imagen


En esta ocasión y con motivo de la continuidad de su exposición “Latidos de la Tierra” hemos queridos realizar una micro entrevista a Joaquín Ponce sobre su trabajo, en general, y sobre su exposición para “Por ellas”, en particular.

1. En tus trabajos podemos ver el uso de diferentes materiales como arena, metales, sedimentos marinos, y sobre todo, tierra ¿Por qué la tierra? ¿Qué significado tiene para ti?

Para mí la tierra simboliza la unión con lo natural, lo primitivo, lo auténtico, nuestros orígenes, conceptualmente creo que en las civilizaciones occidentales estamos algo deshumanizados. En mi obra pretendo poner de manifiesto lo ficticio de nuestra cotidianidad y de los deteriorados límites de esta civilización cada vez más alejada de nuestro origen. Y la verdad es que además me lo paso como un niño jugando con las tierras.

2. Este mes estás en “Microteatro Por Dinero” con la exposición “Por ellas” ¿Cómo te planteaste esta exposición? ¿por qué ellas y no “otras”? Sigue leyendo

El actor-espectador

Es inevitable, todo actor es espectador. Hay temporadas en las que eres más espectador que actor, y te aprovechas… exprimes hasta la última gota de espectador para tener material suficiente para cuando seas más actor que espectador. Esa época en la que necesitarás recordar la magia de entrar a una sala oscura, de ver a otro ahí, regalándote su trabajo y su pasión. Cuando necesites recordar lo que uno experimenta cuando se encuentra con un texto nuevo, una obra por bucear, un actor por descubrir. Cuando nada tiene que ver con trabajo y sí con pasar un buen rato y despreocuparte de este mundo loco en el que vivimos.

El microteatro es ese lugar donde, si eres actor,  siempre que vas sabes que no vas a estar sólo. Siempre hay algún amigo en alguna sala, o en dos, o en tres… o en todas…

A veces te da tiempo hasta a hacer doblete y ver las de la tarde para luego tomar algo y esperar a que empiece la golfa, porque sí. Seguro que te encuentras con alguien.

Sigue leyendo

Gracias por Enero, Febrero y Marzo

 

ImagenYa han pasado tres meses desde que iniciamos esta andadura blogera y no podemos estar más contentos con el resultado.

Poco a poco nos vamos dando a conocer y nuestros microteatreros se animan a leernos, a retwittear y a compartirnos en sus muros de Facebook. Por ello, muchísimas gracias a todos. Pero a quien de verdad hay que agradecer son a nuestras tres colaboradoras, a las pionera y precursoras del blog.

 Muchas gracias a Virginia Rodríguez, Laura Platas y a Nahia Láiz por acceder a colaborar con nosotros, por compartir sus experiencias, sus escritos, por dejarnos conocer un poquito más de ellas y por dedicarnos parte de su tiempo.

 ¡GRACIAS! Esperamos poder volver a contar con vosotras en  futuras ocasiones blogeras 😛

 Sin embargo, no todo son tristezas, nos despedimos de tres grandes microteateras pero, a su vez, le damos la bienvenida a otros tres asiduos  de Microteatro que nos prestan su talento para llenar nuestro blog.

Durante los próximos meses ( abril, mayo, junio y julio) Laura Martín, Marcelo Soto y Susana Mercado formarán parte del mundo blogero.

¡No dejéis de visitarnos! 

5 razones para llevar a los peques al teatro

Por si aún estabais dudando si acercaros al teatro con vuestros peques os queremos dar 5 razones para ayudaros a tomar la decisión 😉

El teatro tiene muchos beneficios para los niños, aparte del motivo fundamental de ir introduciendo a nuestros hijos en el ámbito cultural. ¡Allá vamos!

Potencia la creatividad y  la imaginación. El teatro nos hace viajar y nos lleva a otros lugares y realidades. El niño, con su imaginación, ayuda a crear ese espacio y completa lo que la escenografía y la puesta en escena no pueden enseñarle.

Refuerza la concentración. Poco a poco los niños van siendo capaces de concentrarse durante más tiempo en una misma tarea. El teatro infantil entrena esta capacidad porque implica al niño y le invita a participar para que no pierda el interés en la historia.

Educa en valores. Aparecen conflictos entre los personajes, hay buenos y malos, para superar las dificultades los protagonistas tendrán que aprender… La mayoría de obras infantiles reflejan valores como la amistad, el valor, la constancia, la igualdad, la tolerancia… ¡Y todo esto lo aprenderán mientras se divierten! Sigue leyendo